McGraw-Hill Science Return to Book List
Relámpago
Libro 5
Resumen del tema
 
Materia
 
Sólidos, líquidos y gases
 
En este tema estudiarás las diferencias entre sólidos, líquidos y gases.
 
Cualquiera de las formas en que la materia existe se llama estado de la materia. La mayoría de las sustancias existen en uno de tres estados, sólido, líquido o gaseoso. Al subir o bajar la temperatura se puede hacer que una sustancia pase de un estado a otro.
 
Un cambio de estado no significa que la sustancia cambia. Cuando un sólido absorbe calor, sus moléculas vibran cada vez más rápidamente. En determinado momento las moléculas se separan. Esto hace que el sólido se convierta en líquido. Cuando absorbe aun más calor, sus moléculas se separan aun más. Esto hace que el líquido se transforme en gas.
 
La temperatura en la que un sólido pasa al estado líquido se llama punto de fusión. La temperatura en que un líquido pasa al estado gaseoso se llama punto de ebullición. Cada sustancia tiene su propio punto de fusión y de ebullición. Cuando una sustancia se derrite o hierve su temperatura se mantiene igual. La sustancia se calienta sólo antes o después de cambiar de estado. La temperatura en la que los líquidos pasan al estado sólido es su punto de congelación.
 
Un líquido puede pasar lentamente al estado gaseoso sin hervir. Ese proceso se llama evaporación. Cuando un líquido se encuentra a temperatura ambiente, algunas moléculas escapan al aire. Cuando el líquido se calienta, se escapan más moléculas y así el líquido se evapora más rápido.
 
Cuando la temperatura de una sustancia aumenta, las partículas se mueven más rápido. En general, las partículas tienden a separarse y ocupar más espacio. Esto hace que las sustancias se dilaten -se separen- cuando están más calientes, o se contraigan -disminuyan de volumen- cuando se enfrían. Los gases se expanden o se contraen más cuando la temperatura cambia, pero también los líquidos y los sólidos se ven afectados. Por eso las carreteras y los puentes tienen "juntas de dilatación", para que no se agrieten cuando haga calor.
 
Muchos de los objetos que te rodean son sólidos. Bebes líquidos y también te bañas o nadas en ellos. Los cambios de estado te permiten cocinar, beber bebidas frescas y comer helados. Respiras gases y gracias a ellos percibes olores a distancia.